Con poco se tiene más

Podrá sonar trillado, pero es verdad, si tienes poco material, lo espiritual abunda. Es una época de crisis económica. No porque lo diga yo, sino que se percibe en la gente, se escucha en las palabras, el silencio se rompe con las negativas a saldar cuentas pendientes. Todo se le atribuye a la depreciación del peso mexicano, a las reformas políticas, al aumento desproporcionado de la gasolina, pero curioso, los sueldos están estáticos o hasta han decrecido. De alguna manera, volvimos a esa sensación que me vio nacer, ese sentimiento de crisis e inestabilidad financiera de la década de los 70.

Solamente que antaño, cuando nací era común, y no me preocupaba, más que cuando mi papá me decía: “¡Estamos quebrados Alejandra!- Con su tono de voz alemán. Furioso que a extraños daba miedo, a propios ya no tanto. Pero quebrados, quebrados nunca estuvimos, ya que nos dio lo mejor de lo mejor, sin embargo, cuando comenzó el nuevo milenio, hubo un periodo de 12 años que las cosas parecían marchar bien y en calma. Nada más que ahora, él ya no estaba porque se murió un 14 de diciembre de 2004 a las 3am. Y quedó un profundo dolor en mi corazón, pero un gran amor pedagógico, que ahora que volvimos a esa época de políticas príistas y de crisis, he sabido torear la situación mucho más en calma. Antes era la hija de mi papá y únicamente lo escuchaba lamentarse y quejarse, pero a mí no me faltaba nada, ahora, ahora ya soy mi propia dueña y quien me sustenta, soy yo. Continue reading

Standard

Escapada a tierra tapatía

tequilaTodo comenzó degustando un tequila que a saber, en estos tiempos son una delicia, se han posicionado en el mundo como gourmet y cada vez los hacen con sabores más finos, botellas artesanales y rituales inigualables para ser bebidos. La tierra de mi madre, Jalisco, es la cuna de esta bebida embriagante que nos permite abrir el apetito cuando de aperitivo se toma o puede llegar a ser muy traicionero tal como una mujer despechada en películas de Pedro Infante y Jorge Negrete. Puede hacernos enloquecer y a su vez admirar las bellezas que nos rodean.  Continue reading

Standard

Del trance al orgasmo culinario

Las endorfinas, las catecolaminas, la dopamina, neurotransmisores y hormonas que hacen sentir excitación, se logran combinar en el cuerpo de los deportistas cuando el ejercicio se vuelve una forma de vida. Describir lo que se alcanza sentir al correr distancias largas, es difícil, pues lo tienes que vivir, sin embargo, si alguna vez haz sentido un trance en el que el cuerpo parece ausentarse y pareciera que vuelas desconectándote de la realidad, es lo que más puede aproximarse a toda esa combinación de sustancias cerebrales que hacen a la piel erizarse. Continue reading

Standard

Cuarenta y más

La década temida por algunos, anhelada por otros comenzó hace ya casi un año y nunca pensé que fuera tan increíble y a su vez tan intempestiva. Agridulce y en ocasiones amarga, pero la dulzura opaca la amargura, ya que no sé qué suceda pero esos pétalos de rosa que llegan son tan aromáticos que cualquier hedor se desvanece. Ya casi llego a los 41 y puedo hacer el “recuento de los daños”  -jajaja- por decirlo de alguna manera, ya que como se sabe muchas veces nos damos cuenta de que esos supuestos daños no son del todo dañinos sino que son catapultas que ayudan a crecer y madurar.

Continue reading

Standard

Correr hacia El Tepeyac

Las piernas comienzan a golpetear con el pavimento, el ritmo cardíaco comienza a aumentar, los pies pareciera que quieren volar. Un ligero dolor aparece, desaparece al cabo de minutos, otro malestar se presenta, pero pasa en un instante. El calor sube y recorre todo mi cuerpo, mis brazos, mis piernas se aclimatan al ascendente ritmo de mi trotar. Continue reading

Standard

Entre cenotes y pirámides el mensaje está en el silencio

Escuchar el mensaje en el silencio de la soledad, frase que recientemente leí y que me cimbró. Me hizo recordar todo lo que hay que hacer después de una gran aventura. Cuatro décadas y cada vez las experiencias se ponen más interesantes, lo curioso es que si no las recordamos en el “silencio de la soledad” pasan y se van. Eso es terrible, ya que cuando las estamos viviendo parecieran eternas y es real, pues el hoy es para siempre y no vuelve. No obstante nos fascina volver a recrear lo que nos hizo felices, lo que disfrutamos, simplemente lo que nos hizo sentirnos vivos. En ocasiones puede ser una comida, un juego, ciertas personas o toda una serie de acontecimientos que te transforman y no te dejan en paz. Continue reading

Standard